Efectivas Afirmaciones

Programar nuestra mente  para magnetizar la abundancia es una clave que no falla.

La energía debería fluir libremente hacia nosotros y a través de nosotros para materializar la abundancia. Si no estamos experimentando ese flujo de energía, preguntémonos por qué.

¿Qué hay dentro de nosotros o a nuestro alrededor que esté cerrando el paso a la prosperidad? ¿Qué bloquea el flujo de la energía de Dios hacia nosotros?

Una de las claves para magnetizar la abundancia que necesitas son las afirmaciones, que son elementos importantes dentro de la visualización creativa de lo que queremos lograr.

Afirmar significa “hacer firme”. Una afirmación es un pensamiento fuerte y positivo acerca de que algo “ya es así”. Es una manera de “confirmar” la existencia de aquello que estás imaginando.

La mayoría de nosotros estamos conscientes del hecho que sostenemos un diálogo interior casi constantemente en nuestras mentes.

Nuestros comentarios mentales influencian y afectan nuestros sentimientos y percepciones acerca de lo que pasa en nuestras vidas y son estas formas de pensamiento las que al final atraen y crean todo lo que pasa alrededor de nosotros.

Muchos de estos pensamientos son como grabaciones de viejos patrones que han regido nuestras vidas. Son “programaciones” viejas que registramos hace mucho tiempo, y que nos influencian.

El practicar las afirmaciones nos permite empezar a reemplazar algo de la plática negativa que llevamos en la mente y sustituirla por ideas y conceptos positivos.

Las afirmaciones pueden efectuarse en silencio, en voz alta, o por escrito. Diez minutos al día de afirmaciones efectivas pueden contrarrestar viejos hábitos mentales.

Haga sus afirmaciones en tiempo presente, no en futuro. Es importante crearlas como si ya existieran. No diga: “Tendré un magnífico empleo”, sino “Ahora tengo un magnífico empleo”. Todo se crea en primer lugar en el plano mental, antes de manifestarse como una realidad objetiva.

Elija afirmaciones con las que se sienta a gusto. Pueden usarlas solas, con visualizaciones o imaginaciones. Recuerda alabar a Dios y dar las gracias cada día, constituye la clave de la abundancia.

Algunas afirmaciones:

Señor te doy las gracias por la abundancia que  es mía.

El Cristo que hay dentro de mí me produce perfectos resultados.

Ahora tengo suficiente tiempo, energía, sabiduría y dinero para cumplir todos mis deseos

Tengo un magnífico trabajo con excelente paga.

La Luz dentro de mí crea milagros en mi vida.

Yo Soy un ser radiante lleno de Luz, amor y abundancia.

Aquí el Maestro

Siguiente Artículo